Sobre Isobel

Especialidades

 

Bienestar digestivo

Dieta anti edad

Comida casera y planificación de menús

Perdida de peso mediante alimentación consciente

Herramientas para trabajar la ansiedad

Mindfulness

Asesoría de Imagen

Fondo de armario

Personal Shopper

Mi Historia

 

Mi Historia

 

 

Como a muchas mujeres, mi vida cambió en el momento que supe que iba a ser mamá por primera vez.  Durante esta experiencia vital tan bonita y gratificante, en paralelo, sentía una amarga sensación al ver que mi cuerpo ya no era el mismo, cambiaba muy rápidamente.    A mi percepción se sumaban los comentarios, no malintencionados, pero sí hirientes de las personas que me conocían, tales como: 

_" Te has puesto tremenda"; "Parece que todavía estás embarazada"; " ¿ Traes gemelos?" ; ¿Estás segura de que no se te ha quedado uno dentro?_ "

Tenía un cruce de emociones, por un lado la emoción de estar creando una vida, la de mi amada niña Emma, y por otro, la de sentir cómo mi cuerpo se iba transformando.  Dos años después me encontraba en la misma situación, esta vez con mi otro pequeño gran amor,  Bruno, y nuevamente volvía a sentir la misma disonancia cognitiva. 

Fue una época muy bonita y muy agotadora, estaba más centrada en sus logros y avances que en mí misma.  Me vi envuelta completamente en el rol de mamá, y me olvidé por completo de mi esencia.  La autoimagen y mi autopercepción habían cambiado, y el no estar contenta con ella, lo arrastraba a todas las facetas de mi vida.  Hasta que un día me di cuenta de que yo misma soy mi eterna acompañante (como te pasa a ti).  Caí en la cuenta de que la opinión que tenía de mi, podía llevarme tanto al mejor como al peor de los destinos,

ya que actuamos en coherencia a lo que pensamos de nosotros/as mismos/as. 

Ahí le di un giro a mi vida y paradójicamente, saqué tiempo para mí autocuidado, reinventarme y avanzar en mis objetivos profesionales, sin dejar de ser mamá.  Desde entonces no he parado de formarme para ayudar a quienes como me pasó a mí, en algún momento de su vida, desconectaron con su esencia, con su autoimagen, autoconcepto, en definitiva, su autoestima,  y  quieren reconectar con quienes eran.  El éxito o fracaso depende directamente de cómo nos vemos.

Llevo más de 10 años asesorando en imagen, y mi pasión por la ayuda, me ha empujado a seguir desarrollándome como profesional.  Somos un todo: cuerpo, mente y emociones.  Cuanto mejor estamos en esos tres niveles de nuestro YO, mejor es nuestra percepción  de la autoimagen y el autoconcepto.  Hoy por hoy me siento feliz de ayudar, de que mis asesorados consigan más que un solo cambio de imagen.  Consiguen un cambio más profundo, y una mejora en todos los niveles: físico, emocional y psicológico.  Trabajando las 3 áreas, para que el cambio se instaure como un estilo de vida.  La paradoja es que cuando llegas a ese punto ya no te cuidas para estar bien, estás tan bien que te cuidas para seguir en esos niveles de bienestar, interiorizas los hábitos de vida saludable, y desde ese momento forman parte de tu día a día.